miércoles, 22 de diciembre de 2010

Otro viaje


Ayer sin duda que fue tedioso...el calor...sumo para hacer de este viaje algo eterno...regresaba de Chillán a las 17:30 que supuestamente saldría el bus, bus que viene de Santiago, mi destino Los Ángeles, para retornar al fin a mi hogar en Angol...

El bus de partida como siempre sucede con los que vienen de Santiago llego atrasado....de inmediato la gente se bajo a tomar algo y estirar las piernas...me acerque y el chofer anuncia que iría al "taller" y regresaba...plop...ya eran casi las 6 cuando llego...nos subimos y malas noticias no tiene aire acondicionado....la sensación térmica....mínimo 30 grados, mi puesto en ventanilla al lado del sol...horror...no se como pero pude dormir todas las escotillas abiertas la brisa algo refrescaba...parando de cuando en cuando para bajar o subir pasajeros...me dormí un buen trecho y llegamos a destino...cerca de las 20 horas, el próximo bus saldría a las 20:20 hrs...saco un asiento y me voy a servir algo mientras espero...el calor igual continuaba a pesar de la hora...

Subo al bus que tenia pocos asientos disponibles, saco uno en el pasillo ya que el de la ventana estaba erservado...pido que saque los bolsos a un hombre que lo ocupaba...me acomode y el tipo comienza a buscar algo...pensé que era el boleto o algo...luego me pide que me pare para ver si en el asiento no se le quedo el celular, lo siguió buscando mientras atravesábamos Los Ángeles, busco en cada bolsillo de su ropa, en el bolso , en el suelo entre los asientos, en fin, ya me estaba poniendo nervioso, hasta que al final lo encuentra en el fondo del bolso...repiró tranquilo, yo pensé que era un celular moderno, ultima tecnología pero no era uno de los más sencillos que hay en el mercado incluso yo tengo uno así jaa...hay entablamos conversación...

Resulto que este señor venia de Calama nada más que 2143 kilómetros...de istancia, claro que el primer tramo lo realizo en avión hasta Santiago y luego en bus...tenia viajando todo el día y yo alegando por viajar 4 horas..jaja...en fin le conté lo que estaba haciendo y mis motivos de viaje...me mostró fotos de su hija y familia...hablamos de lugares que conocíamos, todo muy ameno, me animaba a continuar con lo que estaba haciendo que todo seria para mejor y que el tiempo daría los frutos... eso me hiso bien, hablar con alguien aunque sea desconocido y te de ánimos como si fuera tu gran amigo... solo supe su nombre al despedirme y darle la mano...

4 comentarios:

Oriana Di Gonzalo dijo...

Hola Oscar:
A menudo eso pasa.
Los viajes por más largos que sean, se sienten más cortos si el trayecto se hace conversando. (El tiempo es una cuestión de percepción y como tal es relativo.)
Definitivamente, es más entretenido irse conversando, en mi humilde opinión.
Un abrazo grande
de Navidad:)

Kote Caos dijo...

A veces en los lugares más inciertos e inesperados, aparecen seres gratos que uno ni imagina va a conocer. Gracias por regalarme un poco de fé. Me ha hecho bien. Felices fiestas de fin de año, especialmente navidad, las más linda de todos, por el aire armónico que reina en el ambiente.
Saludos.

Oscar Emerson dijo...

Oriana gracias por tus palabras...la verdad que si conversar hace bien y acorta los viajes pero es dificil hacerlo hoy por hoy, muchos se enchufan audifonos como diciendo no molestar o duermen, que es mi ultima opción...pero hablar con una persona desconocida sin importar quien es o que hace o cuanta plata tiene...es grato.

Kote...si esos seres que nos encontramos en cualquier parte sin pensarlo son los mejores..

isαααbeel :] dijo...

Angol? yo soy de Temuco =)