lunes, 1 de noviembre de 2010

Pero como!!!


Bueno cada año supera al anterior... si me refiero a esta extranjera y comercial celebración de Halloween.... hace unos años atrás no podía creer lo que mis ojos veían, un pequeño grupo de niños por un barrio acomodado de concepción escoltados por algunos adultos pasando de casa en casa buscando dulces, luego llegaron a la calle donde viví hasta hace poco en Conce, horrorrr, y ahora acá en mi ciudad actual supera a todo lo inimaginable, abrí la puertas no sé cuantas veces para decir que no, me asume por la ventana a decir que no, casi pongo un letrero en el portón para evitar los ruidos molestos, y en cada caso escoltados nuevamente por los padres, obviamente eso atenuó la respuestas a un simple no! gracias, pero quizá más de alguno merecía una conversación de lo que estaban celebrando por que no tengo la menor duda que muchos de ellos incluidos los padres tienen idea de lo que realmente celebra esa tradición "Celta", y agringada.

Bueno muchos de los niños no tienen la culpa de verse absorbidos por el marketing y las campañas publicitarias, que junto a los noticieros y cuanto programa fomentando esto, se ven arrastrados por la masa, y los padres de verdad me dejan mucho que desear, en vez de fomentar otras tradiciones lo único que hacen es echarle más y más leña al fuego....

Por eso no hay como la "Cruz de Mayo".

9 comentarios:

FEDORA dijo...

estamos super de acuerdo!!!!
aqui en Argentina,todo se reduce a bailes y fiestas,y a veder lo que sea con caras de brujas y calabazas...ni iquiera esta la costumbre de pedir caramels porlas casas...lo hacen exclusivo para el granpublico adolescente y joven...ellos sabran que eso les conviene,claro!!!
No esta mal festejar,pero habiendo tantas cosas mas nuestras,me jode que se tomen esas extanjerizaciones que no representan nadie!!!!
besossss!!!!!

Oriana Di Gonzalo dijo...

Hola, Oscar!
Mhmmm, toda la razón.
Cómo culpar a chancho? El que le da las margaritas es el peor de todos,ciertamente.
Siempre he pensado, cuando tenga críos propios, si es que eso ocurre alguna vez, cómo poder protegerlos de tanta imbecilidad reinante en este mundo, sin que sean unos desadaptados del todo.
Complicado, no te parece?
Que sean niños sanos y felices y con la suficiente personalidad como para no seguir al resto como ovejas al matadero.
Bueno, un abrazo enorme y feliz día de Todos los Santos.!!!!!!

Oscar Emerson dijo...

Fedora en ese sentido lo entiendo en las fiestas donde participan gente adulta o adolescentes que me imaigino tienen otra forma de pensar y ver las cosas, pero lamentablemente acá se le mete a la fuerza a los niños que tienen que participar.

Oriana si de verdad da temor un poco ver como esta el mundo y todo como esta allá afuera y me refiero a la calle como proteger a mi bebita cuando este ya grande de la contaminación cultural y demases que se vera expuesta junto a otros niños o solocon ver la TV, tendrè que hacer malabares para meter en su cabecita ideas claras y precisas de la realidad.

Xiao Mei dijo...

Lamentablemente es casi imposible que se contagien de la fiebre gringa (me refiero a la fiesta sobrevalorada), el año pasado logramos que la fiesta pasara "casi" sin pena ni gloria para mi hija "casi" porque por la casa pasaron niños disfrazados y mi chicoca pregunto porque yo no la dejaba a ella disfrazarse, te lo digo que cuando te preguntan eso con su carita llena de pena una se siente como el hoyo. Este año fue distinto, porque con sus compañeros estuvieron hablando tooooooda la semana, pero con otras mamas ya nos habíamos puesto de acuerdo y nos reunimos en una casa, los disfrazamos pero no salieron a pedir dulces a la calle, los dulces fueron pocos y todas las bolsas iguales para que nadie peleara y al final lo pasaron chancho y nunca se acordaron del famoso día de brujas.


Saludos desde Valparaiso.

Sandra dijo...

Jejejeej.. Soy de esas madres que acompaña a la mona grande a pedir dulces.
Se de que trata la tradición y todo eso, pero lo hago por ella.
Para los niños es un juego. Ya pronto crecerán, mientras, que sean niños y que jueguen y coman dulces!!
Ya le explicaré yo cuando esté en edad de entender qué representa esta alegoría.
Si se lo prohibo sería como decirle que el viejo pascuero no existe, que Jesus nació en marzo y que el 25 de diciembre se celebra simplemente el solsticio de invierno en el hemisferio norte.
Que fome sería su infancia!!

Saludos!!!

Katia dijo...

Si son niños que aprovechen de pedir dulces y pasarlo bién, ya crecerán y se darán cuenta que es sólo consumismo extra y nada más.
Mi crío ya no esta ni ahí con eso, porque esta más grande ,pero en su tiempo de niñez ,también salió a pedir sus dulces y llegaban contentos con sus chucherías ¿es pecado capital eso?¿Te consumiras en el fuego del infierno por eso?.
La niñez pasa tan rápido .Relajate y deja que los padres y criós disfruten si total en un par de dulces y un disfraz , no vas a quedar en la ruina.
AHH y la cruz de mayo, ya no es como antes,una pena . plop.

Oscar Emerson dijo...

Bueno los niños no saben lo que hacen solo disfrutan el momento sin importal el motivo....eso es verdad, pero en mi caso no fomentare esta costumbre en mi familia.

almendra dijo...

yo no tengo crios chicos, pero en su tiempo mi niña igual salio un par de veces... y eso que en el colegio le dijierón que eso no se hacia y el porque ...( pero ahora recuerdo que hasta algunos monos animados tb les prohibian ver.... como les decia a los 4 años eso es satanico!)!!
pero al ver a tantos niños golpenado mi casa .. le dije ya anda tu tb , si con eso no te quemaras en el infierno . para ellos son dulces y nada mas y no pàsa mas alla de un difraz. no hay ritos ni magia negra ...
ahora tengo a mi sobrinita y le compre su disfraz eso si le lleve dulcess y nunca saldria con ella a pedir !!.
en casa nada mas..... pero tb entiendo tu posición al final cada cual cria a sus hijos como mejor les paresca o no??
no hay un manual para seguir ...
nos leemos...

Kote Caos dijo...

Yo recuerdo que la primera vez que pasaron por mi casa hace algunos años,gritando "Jalowei... Jálowei...Jálowei..." Me morí de risa. Hoy, ya no me da tanta risa porque en algunos sectores de la capital, si no les das dulces atacan tu casa con huevos y pintura. Todo se distorsiona, hasta las tradiciones copiadas de afuera. No comparto Halloween, pero no sé cómo lo enfrentaré el día que sea madre.