miércoles, 11 de mayo de 2011

De compras


Hace unos días el sábado pre-día de la madre, salimos al centro con mi querida esposa a hacer varias cosas, entre ellas compramos zapatos y algo de ropa a la bb que ya con año y 3 meses igual hay que comprarle ropa de 24 meses si me salio grande la criatura...bueno despus de comprar sus cosas me propuse comprarme algún pantalón, queria unos jeans, fuimos a Ripley frente a los tribunales, siempre había tenido suerte de encontrar ropa allí de mi gusto, pero algo paso...

Los jeans en esta tienda y me imagine que en todas era lo mismo estaban todos apretujados en una parte que buscar un modelo o una talla si quiera era una tarea ardua, eso ya me desmotivo, al igual que los precios pero era lo de menos, en los colgaderos o como se llamen estaban yo creo desbordados, digo yo no será mejor tener uno o dos de cada talla e ir reponiéndolos a medida que salen? al final fue tal mi frustración que me do lata y nos fuimos, aparte la mirada de mi esposa era como diciendo..."ya po' decidete!! la tome de la mano y bajamos y nos fuimos mejor...

Pero reconozco que tengo un mal. soy pesimo para comprarme ropa...si, me cuesta mucho elegir, y tener que tomarme la molestia de ir al probador sacarse la ropa especialmente los pantalones para ponerse otros, igual no me gusta, quizá sea culpa de mi madre jaja que desde niño y joven me compraba la ropa, ya que sabia mis tallas y mis gustos, llego un momento incluso n que le pasaba plata para que me trajera una camisa o una polera en su momento, siempre cuando me compro ropa busco un horario adecuado no cuando este lleno de gente, ya sea por las mañanas muy temprano o bien tarde...y para que estamos con cosas prefiero andar de compras solo...jeje.

3 comentarios:

Oriana Di Gonzalo dijo...

Tan típico de los hombres. No te ofendas. Por el contrario, como clientes son mejores que las mujeres que se prueban mil cosas, dejan el despelote en la tienda y al final no se llevan algo.
Los hombres son más decididos, y no se hacen mucho problema. Bueno, algunos. Y los que no saben muy bien qué quieren, se llevan productos a gusto de la vendedora.
Pero es cierto, en las grandes tiendas, a veces es una lata buscar algo al propio gusto sobre todo en medio de las aglomeraciones.
Suerte, para la próxima. Tal vez ahora que ya pasó la locura por vender para el día de la madre, vengan las rebajas y encuentres la talla que te haga sentir más cómodo.
Un gran abrazo.
Oriana,

Sam Mezylv dijo...

Es raro ver a un hombre ir de shopping. Al menos al mío le carga asi que me toca comprarle hasta el underwear... jejeje

Acá es igual. Las tiendas son todo un despelote...


Bezozzz

Oscar Emerson dijo...

GRacias Oriana la vrdad no es problema de talla si no es el lugar...espero encontrar una tienda donde atiendan bien y den tranquilidad...besos