miércoles, 30 de marzo de 2011

Matones infantiles


Cuando era niño no se llamaba bullying, eran simples matones y abusadores que quedaban siempre en el anonimato general y nadie hacia nada, saco el tema producto del vídeo de hace unas semanas que dio la vuelta por todos los noticiarios donde un niño delgadito y pequeño se las daba de matón frente a uno del casi doble de su tamaño por lo menos en peso, que termino por sacarlo de sus casillas y este lo levanto por los aires y lo azotó por el suelo... que quieren que les diga me alegré tanto por ese niño que saco toda su ira e impotencia y se defendió frente a tal abuso, que lo goce en cada repetición que lo vi, me sentí identificado por que cuando niño me pasaba algo similar, por ser alto y delgado y de un carácter muy tranquilo mis compañeros abusaban de mi, golpeándome y molestando, a tal punto que recuerdo haber llorado por las noches sabiendo que al otro día los vería, sin duda si pudiera volver a ese momento con otra mentalidad enfrentaría a cada uno de ellos, devolviendo sus golpes, sin temerles y siendo yo un niño más feliz, era tan diferente mi mundo en esos años, en el colegio me pasaban esas cosas pero en mi pasaje donde vivía era todo normal y pucha que lo pasábamos bien jugando todos contra todos, incluso nos dábamos el gusto de enfrentar en grupo a niños de otros pasajes que se las daba de mantones, claro las pocas veces que quisieron hacer algo les fue mal....por suerte de esos niños "malos" ni me acuerdo de sus nombres.

2 comentarios:

Sam Mezylv dijo...

Es terrible vivir ese tipo de matonaje.

A mi me marcaron para toda la vida con eso que ahora llaman bullyng.. y eso que era un colegio de monjas!!
Pero cuando llegué a un colegio nuevo aprendí a defenderme y ya nunca mas me volvieron a molestar.

Aunque me quedó la timidez y contra eso ya no hay na que hacerrrrr

Bezozzz

SRTA TEMPLARIA dijo...

Ehm pensé a aparecía en ventana emergente! voy a verlo ahora gracias!! oye esa foto jejeje raraaaaaa!!

Y el tema del q hablas pffff creo q a veces se malentiende, o tal vez aún nosotros mismos no lo entendemos del todo.. snif


Un abrazo grande Oscarito