viernes, 8 de octubre de 2010

Vamos!!

Me desperté tempranito aquella mañana... hice mis necesidades como de costumbre...ya estaba listo para mi desayuno...

Aunque se demoró un poco en estar listo mamá me lo sirvió como siempre con una sonrisa en su rostro...que lindo...que mejor que empezar el día con una sonrisa de mamá...no me demore nada en comer lo que me sirvió, tome aguita al terminar...luego me asomé al jardín a ver si mi hermano mayor ya estaba listo...

Pasaron unos minutos y salio con su mochila y uniformado para el colegio, me vio de inmediato y me llamo, sus manitas en mi cabeza eran su saludo diario y yo feliz.... pero aunque fuera un saludo corto lo entendía tenia que ir al colegio....

No pasaron muchos minutos y entro un señor al jardín a ver algo al medidor de la luz al irse no cerro el portón, mmm me dije allí esta mi oportunidad...así que salí corriendo en busca de mi hermano mayor corrí hasta la esquina y allá a lo lejos lo divise junto a sus amigos...

Me acerque a el emocionado de darle la sorpresa de que iría con el al colegio...

Pero tristeza mía, al ver su rostro extrañado de verme, ni pizca de sonrisa en el, sus amigos me recibieron mejor, pero el no, me reto en el acto diciendo que regresara a casa a como de lugar, yo me detuve sin poder decir nada solo en mi corazón quería estar con el y acompañarlo...

Lo seguí pero parece que fue peor, lo vi recoger una piedra, que nunca pensé que me la arrojaría a mi, y así fue, la piedra paso a centímetros de mi cabeza, eso me hizo retroceder un poco pero mis ganas de acompañarlo eran más fuertes...

Invito a sus amigos a obligarme a irme, ahora no era uno el que me lanzaba piedras si no que 5, poco pude hacer para esquivarlas todas, hasta que una con fina puntería dio en mi ojo...

El dolor me hizo retorcerme de dolor en el suelo, y asustado corrí a casa mi única opción, pero la sangre me segaba y perdí el camino...camine mil cuadras sin poder dar con el camino conocido. mi ojo hinchado ya no me dejaba ver por ese ojo, la gente me miraba asustada y con repulsión por momentos, no falto el que volvió a tirarme una piedra...

Ya se estaba haciendo tarde y la esperanza de encontrar el camino se estaba perdiendo...me senté en una pequeña plaza que en mi vida "perra" había visto...el sueño se apodero de mi mente y me acomode bajo un banco...y apesar del frío allí dormí.

Desperté bruzcamente debí arrancar de unos perros enormes y enojadisimos de seguro estaba en su plaza y les molesto mi presencia...comencé a sentir hambre, pasaron los días y sin comer me comencé a sentir débil, mi ojo estaba peor, pero ya no me dolía...

Una señora un día se apiado de mi y me dio algo de comer, pero no me dio el cariño que extrañaba, ese día llovió, quede mojado entero...que decir del frío...

Todo el cuerpo me comenzó a picar y a salir heridas...insoportable que tortura, decidí buscar mi casa en mi último esfuerzo...paso un auto cerca mio ...me era conocido, lo había visto antes...era el del vecino si, ese color era único..corrí con todas mis fuerzas para no perderlo de vista...

Siiiii era el me condujo a lugares ya conocidos no tenia para que seguir corriendo solo minutos me separaban de mi lindo hogar...entre en el pasaje nuestra casa era la última...llegue por fin...

Pero no me reconocieron yo les hablaba pero no me entendían, claro que lucia diferente, sin comer en semanas, con tantos kilos menos, mi cuerpito que me picaba, con menos pelos, sucio, mi ojo que ya no me servía de mucho, por suerte tenia otro... pero no me hicieron caso, me sacaron a patadas y cerraron el portón...

Allí me quede mirando entre los maderos del cerco...llorando con mi único ojito...nadie salio más, que dolor, que pena, solo quería una caricia, un platito de desayuno, una sonrisa.



Cuando niño tuve un perrito, que tenia la mala costumbre de seguirme a la escuela la E-776 de Curanilahue...y siempre tenia que arrojarle piedras y hablarle feo para que no me siguiera, era un kiltro, no muy bonito, quizá me daba vergüenza, cuando llegaba al colegio conmigo y algunos se reían de el y de mi tratando de despacharlo a casa...pudo haberle pasado lo que describí en un inicio, desde la mirada de el, le puede pasar eso a miles de perritos que son abandonados, o aquellos que se toman la molestia de llevarlos en auto a la salidas de las ciudades a botarlos...se nota yo lo noto de inmediato cuando anda un perro por las calles perdido, con las orejitas paradas, la cabeza alta olfateando en busca de un olor familiar...asustadizo de cualquier ruido...no me digan que no sienten angustia y temor...

Mi perrito aquel no corrió con esa suerte, si no con una peor, apesar de vivir unos buenos años con nosotros una mañana amaneció extraño, con los ojos desorbitados, con movimientos involuntarios y un caminar errático...con algo de saliva en su hocico...fue envenenado...por allá por los años 86-87, sin ninguna oportunidad de vivir...papá se encargo de él.


8 comentarios:

Ori Arévalo M dijo...

Que linda esta entrada, a veces no nos damos cuenta de lo valorables que son estos seres que solo necesitan cariño, no piden nada mas. Lo otro :O mi mamá estudio en esa escuela en Curanilahue jaja hasta el 86 :B. Saludoss

ANDROMEDA dijo...

que triste me quede...
tambien tuve una perrita muy linda ella...pero termino su vida a los 17 años tirandose del balcon de la casa de mis padres,porque tenia un tumor cerebral y se enloquecio...
muy dolorosos finales...uf!
besoss!!!!

Ori Arévalo M dijo...

Lo publico acáde nuevo por si no ves la respuesta en mi blog ajja :
":O le acabo de decir y me dijo que ella igual estaba en el curso del profesor Valencia ajaja ( y q lo queriiiia ajja) que estudió ahi hasta el año 85' no 86 xd"

Sandra dijo...

¡Que triste!. A mi se me perdió
mi primer perrito siguiendome hacia la escuela. No estaba acostumabrado a la calle.Siempre lo recuerdo.

De ahi en mas he tenido casi un zoologico en mi casa. Siempre con la mala suerte que se me pierden o los atropellan.

Solo dos perritas murieron de viejas y un gato... ¡¡De los 500 animalitos que han pasado por acá..!!

Lindo relato..

Saludos!!

Oriana Di Gonzalo dijo...

Oscar, casi me haces llorar.
Siempre he sido sensible al sufrimiento de los animales, "nuestros hermanos menores". Cuando chica cuando veía películas de perritos y tenían escenas tristes, sufría y lloraba a moco tendido, no comprendía cómo las personas podían ser tan malas y crueles con seres tan nobles e indefensos que sólo quieren ser queridos y cuidados.
Ahora de grande, a mi perro lo quiero y lo cuido pero no lo humanizo, pero a veces noto en su mirada que me reclama más tiempo. Confieso que lo tengo un poco abandonado. Darle de comer a sus horas, y ver que no le falte el agua fresca, no es suficiente.
Eso lo sé y me siento culpable por no dedicarle el mismo tiempo que antes a jugar con él y a regalonearlo más.
Un tremendo abrazo :)

almendra dijo...

Triste historia.. es una pena que terminen así los animalitos que en un momento nos dieron tanto cariño...
el mio por fuerza mayor tube que mandarlo al patio,(orinaba por todos lados). era de mi sillón, veía tv,,, los primeros días no dormia pensando como estaria afuera, con todas sus comodidades eso si..
mis hijos me decian mamá es un PERRO!!
Pero cuando se enfermo , todos llorando y ahi les recorde hijos es un perro... sin comentarios....
.
corrimos con el al veterinario .. fue solo un susto....
tb reconosco que lo tenemos un poco olvidado, como dice el anterior coment, no solo darle comida y agua es sufieciente...

isαααbeel :] dijo...

que pena :/
me encantan los animales, veo uno en la calle y lo tengo qe recoger, aunque mi mamá mi rete ¬¬'
saludos =)

MANE dijo...

uyy me dio penita
aunque después te hayas dado cuenta de la belleza intrinsica de tu perrito ,se nota que marco un momento de tu vida.
abrazos